Creciendo con Piojito

       y ahora también con Pulguita

Si no puedes vencerle, únete a él: Saltar en los charcos

en 2 de febrero de 2014

Una de las cosas que recuerdo que me encantaba cuando era pequeña es saltar en los charcos. Lo que más me gustaba era ponerme las botas de plástico, esas reservadas para los días especiales que eran para mí los de lluvia.

lluviaPara los niños los días de lluvia son guays, pero creo que no lo son tanto para sus papás y mamás (al menos para mí). Moverme con dos niños pequeños cuando está lloviendo y el suelo lleno de charcos se me hace difícil. Todo ello unido al deseo irreprimible de Piojito de pisar cualquier cúmulo de agua que se encuentra en el suelo y a la negativa rotunda de ir sentado en el carro con el plástico de la lluvia puesto.

El primer día que nos topamos con la lluvia lo pasé fatal; Pulguita iba en el fular y Piojito en el carro, llegamos todos empapados, Piojito se negaba a taparse con el plástico, además no podía empujar el carro y tapar a Pulguita con el paraguas. Fue el inicio de la lucha. Así que me iluminé (con algo bastante obvio): necésitabamos unas botas de agua y un chubasquero.

La primera vez que pudo saltar libremente sobre el agua alucinó, y nosotros también. Fue increíble verle disfrutar tanto. Llevaba las botas y el chubasquero, pero aún así, se le metía todo el agua dentro de los pies y se mojaba los pantalones. Aunque lo intentáramos no podíamos controlar que saltara despacio o sólo en charcos pequeños, por lo que la lucha seguía; “ten cuidado”, “salta despacito”. Y un día pasó lo inevitable, se cayó de boca en un charco. Se mojó entero. Y además, con el disgusto que se cogió por la caída, fue difícil cambiarle la ropa por una seca. Después de ese día nos dimos cuenta de que necesitaba también un pantalón impermeable y voilà, todo solucionado.

Ahora cada vez que llueve no hay duda: usamos el kit de lluvia, no más cuidados, no más “salta despacio”, no más agobios cuando estoy con los peques en casa  y llueve: con el kit de lluvia nuestra vida es más fácil. Nos enfundamos las botas de agua, los pantalones y la chaqueta imperbeables… y a disfrutar.

Pisando charcos

Pisando charcos

¿Y vosotros? ¿Cómo os apañáis los días de lluvia?


2 responses to “Si no puedes vencerle, únete a él: Saltar en los charcos

  1. Que buena idea!! donde compraste el pantalón de lluvia en talla pequeña? yo solo los encuentro talla 6 años? o lo hiciste tu?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Creciendo con Piojito

       y ahora también con Pulguita

Mamá Arcoiris en Arabia Saudita

Mamá Lactivista, Colechadora y Porteadora viviendo en Arabia Saudita

       y ahora también con Pulguita

Nuestro Mundo de Padres

       y ahora también con Pulguita

Tres amores y un millon de aficiones

       y ahora también con Pulguita

mi rincón de mariposas

       y ahora también con Pulguita

A %d blogueros les gusta esto: