Creciendo con Piojito

       y ahora también con Pulguita

Si no puedes vencerle, únete a él: Saltar en los charcos

Una de las cosas que recuerdo que me encantaba cuando era pequeña es saltar en los charcos. Lo que más me gustaba era ponerme las botas de plástico, esas reservadas para los días especiales que eran para mí los de lluvia.

lluviaPara los niños los días de lluvia son guays, pero creo que no lo son tanto para sus papás y mamás (al menos para mí). Moverme con dos niños pequeños cuando está lloviendo y el suelo lleno de charcos se me hace difícil. Todo ello unido al deseo irreprimible de Piojito de pisar cualquier cúmulo de agua que se encuentra en el suelo y a la negativa rotunda de ir sentado en el carro con el plástico de la lluvia puesto.

El primer día que nos topamos con la lluvia lo pasé fatal; Pulguita iba en el fular y Piojito en el carro, llegamos todos empapados, Piojito se negaba a taparse con el plástico, además no podía empujar el carro y tapar a Pulguita con el paraguas. Fue el inicio de la lucha. Así que me iluminé (con algo bastante obvio): necésitabamos unas botas de agua y un chubasquero.

Leer el resto de esta entrada »

2 comentarios »

Teatro para bebés: I love you

Hace ya unos meses que decidimos ir por primera vez al teatro con Piojito, una amiga nos comentó que había estado en La Escalera de Jacob viendo una obra de teatro para bebés y junto con otra amiga y su hijo fuimos a una función un sábado por la mañana. En ese momento Piojito tenía 14 meses y su amigo 17.

I love youNo sabíamos si los peques iban a estar agusto los 20 minutos que duraba la obra pero la verdad es que disfrutaron muchísimo. La protagonista, Linda, utiliza la música, la danza y la iluminación para interactuar con los espectadores. En un momento dado anima a los niños que quieran a ir a bailar con ella y la verdad es que la mayoría de los niños salieron emocionados, incluso Piojito que normalmente es un poco tímido y le cuesta alejarse de su mamá no dudó en bajar al escenario a mover las caderitas. Había además sentada a nuestro lado una familia con un bebé de unos 9 meses que estaba emocionadísimo, no paraba de dar palmas y de reirse, me resultó entrañable ver a un niño tan chiquitín disfrutar tanto con el teatro.

La sala donde es la obra es pequeña y tenía la iluminación tenue, nos pareció bastante acogedora, llegamos pronto por lo que pudimos entrar más o menos de los primeros y estuvimos sentados muy cerquita del escenario. Si no recuerdo mal, había unas escalera para bajar a la sala del teatro. En la entrada del lugar hay una barra donde puedes tomar algo antes de entrar a ver la obra y donde se dejan los carros de los bebés.

Nos gustó mucho la obra así que se la recomiendo a todas las familias que quieran pasar un rato divertido con sus peques.

Bailando en el teatro

Bailando en el teatro

 

 

Deja un comentario »

Creciendo con Piojito

       y ahora también con Pulguita

Mamá Arcoiris en Arabia Saudita

Mamá Lactivista, Colechadora y Porteadora viviendo en Arabia Saudita

       y ahora también con Pulguita

Nuestro Mundo de Padres

       y ahora también con Pulguita

Tres amores y un millon de aficiones

       y ahora también con Pulguita

mi rincón de mariposas

       y ahora también con Pulguita